Categorías

Calendario del Blog

Diciembre 2017
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6

Imagen Aleatoria

Imagen Aleatoria

Comentarios Recientes

Emblemas

Es Válido 0xCAE274D6
Soporta RSS2
Soporta Atom
Energizado por Jaws Project

Invitados

  • Licuado de papaya

    Cuento: Licuado de papaya

    Una invitación, un juego, una llamada, un desvelo, una alarma sin usar, suerte, un avión, un taxi, dos, un tour, indicaciones para llegar, un te pasas, un lavabo casi limpio, una blusa amarilla, un reloj tembloroso, una espinilla, unas fajitas, un recorrido rápido por la ciudad, una llamada monosilábica de Carolastra, un regateo choyero, una invitación a una carne, una manita de gato, la fiesta, un sillón, el otro, una guerra de codos, la irreconocible, un aventón, un cigarro en el balcón, unas manos cubriendo unos ojos, un cambio de planes, de la mano cruzando el mar de gente con el corazón queriéndose fugar, un bailamos, un no, un baile, celos, una caminata, salsa tambaleante, un adiós, un abrazo, un confieso, otro abrazo, un ¿qué haces?, un no sé, las 4:54, llamadas perdidas, más besos.

    Una terraza, un telescopio, unos equipales, unas mandarinas, una pobre soñadora, un jalón, un descubrimiento, dos, ¡yummy! Un cine postergado, una sala, el efecto mariposa, el efecto mariposa, el efecto, coartadas, ¡yummy! Un chai, unas damas, un café, un berrinche, la revancha. Ppp, unas crepas, what we lost on fire, no nachos. Un llamado a la puerta, una mujer hermosa con el Scrabble bajo el brazo, un partido reñido, tiritas, ¡yummy! Carretera, el primero de muchos, el desierto, Todos Santos, la iglesia, el teatro, un pasillo, unas flores, un piano, unas notas, el hotel California, un baldío, un choyero amistoso, la plática de fut, la huida, una galería, dos, agua de jamaica, lectura en voz alta, tacos, una estación, el regreso. La espera, 100 años de soledad, Cabo Wabo, sing along, chelas, baile, abrazos y besos, ¡hell yeah! Un tour, el arco, las ballenas, camarones, elecciones, Blue Jungle, Inn, paseo por el muelle con sesión fotográfica. La marina, un paseo, un atardecer en el mar, Jungle Cruise, más chelas, más baile, más abrazos y más besos. Un checkout, carretera, unos cocos, confusión, un avión que había partido, un día más, San José, la misión, el kiosco, giros, fotos, una playera, la casa, el cuarto, la sala, los mensajes en corto. Un tránsito, un auto sin permiso, una sub-comandancia, una contraseña, dos horas antes, unos mokas, un voceador, un avión apurado, un capitán furioso, despedida en segundos, carrera descalza y un mensaje de amor. ¡Yummy!





    Gracias Viv por crear esta historia conmigo... ah y también por ayudarme a escribirla.
  • Cirque du Soleil y Quidam en México, o la Montaña Rusa de las emociones

    El día era soleado, el clima perfecto, la resaca brilló por su ausencia, la familia estaba completa, las ansias no dejaban comer a gusto.

    Fue el pasado domingo veintisiete de Enero del presente, cómo se dice en los “imeils” de Lotus, cuando tuvimos la gran oportunidad de asistir a una de las funciones de la entrega más oscura de la compañía montrealesa; Quidam, del Cirque du Soleil.

    La compra de los boletos y la indecisión de mi hermano – Carlos, creo que se llamaba – merecen una entrada a parte – y Alejandro dirá: “En blogspot no cobran”-. Así que me centraré, o por lo menos trataré, sólo en el mágico día, casi casi por completo en ese par de horas tasajeadas por un inefable intermedio de treinta minutos – el cual, quiero suponer, tiene por objetivo que el respetable vea la luz, los vendedores, las palomitas y recuerde que no se encuentra bajo el efecto de ninguna sustancia, aunque, no puedo meter las manos al fuego por los restantes dos mil quinientas noventa y un personas que nos acompañaban en la Grand Chapiteau Fundidora.

    La impresión inicial, tomen mi voz cómo quórum familiar, una vez sentados en nuestros más-bien-laterales-asientos fue la de una carpa y un escenario algo pequeño, y es que en los tiempos de bigger is better, si no pregúntenle a Sams Club, así cómo en los múltiples especiales de A&E referentes a otras entregas de la compañía, se puede observar, incluso, dos o tres pistas en las cuales se realizan actos síncronos cual cronógrafo suizo con decenas de actores en escena. Esto se debe en gran parte, si no en toda, a la temática de Quidam.

    Quidam significa, en francés, fulano, anónimo, alguien quién es nadie. Es también, espero poder verificarlo personalmente, la puesta más teatral y, cómo mencioné líneas arriba, oscura.

    Por fin se dieron las 17:00 horas (GMT -06:00) y la puntualidad es algo que siempre se agradece, más no siempre se tiene la facilidad de dar, y tras una serie de indicaciones generales:
    Cirque du Soleil welcomes you to Quidam (luces fade out, la mano de Denisse, la piel de gallina, el corazón a cien, la espera ha terminado)

    [Las ideas abajo descritas pueden contener información del show, más no significa que éste sea malo, lo es más bien el que escribe. Así que espero encontrar una veintena de adjetivos de mi biblioteca mental, si bien me va, y siempre será recomendabilísimo vivirlo.]

    Quidam se centra en una pequeña niña llamada Zoé, la cual sufre de la indiferencia de sus padres, probablemente tomaron pastillas para no soñar. Ante su pesar un quidam, con gabardina y paraguas, más no así cabeza, se presenta ante ella y le hace un regalo único, su sombrero, que jamás podrá utilizar. En el instante en que Zoé lo enfunda, una puerta fantástica es abierta, cual Alicia y su país, cual Amèlie y sus instantáneas, y es llevada a un mundo de sueños y surrealidades.Es maravilloso observar cómo los actos circenses, todos ellos de alto grado de dificultad son hilvanados de una manera tal que hace creer que tú mismo te encuentras en un sueño. La rueda alemana, un par de aros metálicos de dos metros de diámetro unidos en seis puntos por unas barras de cincuenta centímetros aproximadamente, y el hombre que habita en su interior, imaginen a uno de los gemelos de Matriz Reloaded, son el aperitivo ideal de un banquete de bastantes tiempos. Las niñitas orientales con un par de palos de madera unidos por una cuerda y un “yo-yo” bailando sobre la última, la contorsión en seda en las alturas, los “payasos modernos” o más bien artistas corporales que narran una historia sin proferir una palabra, los “transeúntes”, la música en vivo – blues, jazz, bossa nova, qué se yo - son el primer contacto con éste mundo alterno que, si bien hecho por hombres, imaginado por Franco Dragone una noche lluviosa en NY, son la materialización de los sueños. Es inimaginable lo que pueden hacer las bellas artes cuando se quitan su traje de seda y se las pone de acuerdo.El show sigue y no te deja un momento para respiros, a excepción claro de la semi hora para tal efecto, es una montaña rusa de emociones, dónde acompañas a Zoé en su dolor, en su emoción, en su soledad, en su alegría; las butacas deberían ser huecas en su parte posterior ya que nunca es utilizada la misma, siempre te encuentras en el ápice del asiento, al borde del éxtasis, en un estado de estupefacción compartida.

    El resto de los actos no son menos espectaculares. Los 3 aros aéreos con sus respectivas beldades ex-soviéticas domándolos en las alturas. El salto de cuerda se convierte en un arte con las decenas de personas que lo ejecutan al unísono. El trapecio sin trapecio, es decir, una cuerda emulando un columpio, el único acto aéreo llevado a cabo con protección para la artista, la cual porta un arnés y una cuerda de seguridad. No se menoscaba en lo más mínimo su técnica debido a ésta medida, se agradece la confidencialidad del mismo y más aún su ausencia durante el acto, queda cómo testigo mudo de la genialidad de Donna Stevens – líneas extra merecen su belleza y bien torneado cuerpo, más Denisse cree que aquí lo importante es el espectáculo ‘Hola Amor =)’-.

    Las redes españolas – un quinteto de cuerdas colgadas del riel transportador – que al ser rotadas, con el artista sujeto de la muñeca, logran emular unas aspas humanas. Las estatuas vivientes y sus formas quasi imposibles, con sus rostros estoicos, sus miradas en lontananza y sus músculos en esfuerzo permanente, resaltan sobremanera la belleza del cuerpo humano. El reto a las física que significa el Banquine. Todo suturado por las intervenciones del resto de los artistas que añaden el toque histriónico al asunto. Van logrando que el corazón de Zoé empiece a subsanar – y el de quién no – hasta que ésta se encuentra de vuelta en la realidad...

    Su reconciliación con sus padres es inminente, pero lo es más aún su reencuentro con quidam, el cual querrá su obsequio de vuelta, para alguien que lo necesite un poco más que la resarcida Zoé. El encuentro es emotivo, breve y tras un pequeño engaño – yo no tengo el sombrero – ella logra entender que fue un préstamo más que un regalo.

    Con las emociones desbordadas y los sentimientos en un palmo, quidam observa, feliz, seguramente, la dilución de la soledad y abandono del ya no aquejado corazón de una pequeña niña que realizó el viaje de su vida, junto con las dos mil seiscientas personas que estuvimos ahí con ella.


    *Post Scriptum: Agradezco a todas las personas que hicieron posible este posterior post. Denisse, te amo; mi familia, mi soporte; mi trabajo, por haberme puesto en Monterrey; y a Banamex por haber financiado los boletos =)
    Por último y no por ello menos importante, a Alejandro por prestarme éste espacio de su blog. Claro, él no tiene cabeza para pensar en textos, en éstos momentos su mente y alma tienen otras prioridades. Luego esto se va a hacer cómo un hostal de post, jajaja.

    Quidam se presenta en Monterrey hasta el Febrero 8. Veracruz de Febrero 27 a Marzo 9. Si pueden, visítenlo.
    Link: Quidam en Monterrey --- Les dejo una liga de un pequeño video de la presentación en Mty, por favor, póngale mute.





    Crítico invitado: Roberto A. Ugarte V. aka Chobe

    Con esta excelente exégesis de Chobe inauguramos la sección de Thumbs up donde trataré de ir metiendo reseñas de cualquier índole que ofrezca algo de calidad.

    <m77> ahora sí, qué rollo con el circo del sol?
    <m77> saliste cual vil lepe del de cepillín?
    <chobe> pues no creo que los lepes se emocionen tanto como yo we

    Es muy grato enterarme que no fui el único que se sintió como lepe esta semana. XD
    También me agradó harto eso del hostal de posts.
  • El tiempo acaba (y se nos acaba)

    A pesar de haber sido mi apoyo por tanto tiempo, mi compañera, quien a veces susurra en mi oreja izquierda y otras tantas la que calla, de haber sido mi confidente, mi consejera en tantas noches de indecisión, esta noche en especial, no sé si se deba a que tuve una carga excesiva de trabajo o mi mal humor hoy es más insoportable que comúnmente y me haga verte con ojo escudriñador, obligándome a encontrarte, perdón querida, más vieja y acabada que de costumbre, habré sido muy poco observador o es que quizá antes no me importó o simplemente no reparé tanto en ti, creo que hasta dejé de recordar cuándo fue nuestro primer encuentro años atrás... ¿Es normal?, ¿Cómo llegamos hasta aquí? ¿A todos les pasa? Promesas entre nosotros nunca hubo y me conoces bien, nada conmigo es garantía.

    ¿Cuándo fue que cambiaste tanto? ¿Cambié yo también?... se me hace casi imposible que hayamos pasado tanto tiempo juntos y hoy te vea así. No me dejarás mentir pero no eres ni la sombra de la sombra de lo que solías ser ¡Qué extraño!.

    Te tengo en la cabeza y ¿adivina qué? Me duele y pareciera que es más que una simple jaqueca, ya no puedo conciliar el sueño pues, siempre, no importa a qué hora regrese a casa, tarde y con cansancio, te hallo lista para mí, preparada para dejarme hacer de ti lo que quiera en mi cama, siento mucho hacer ésto pero es por mi bien y si algo me ha enseñado la vida en estos más de treinta años, es a pensar un poco más en mí que en lo demás, ¿Egoísta? Sí, me gusta llamar a las cosas por su nombre también... sin más preámbulos y no siendo amante de las despedidas, te digo hasta nunca, sobrará afuera quien te quiera y te cuide, pues por mi parte, sé que me será fácil encontrar a otra y mañana esa será mi misión.

    Disfruta de nuestra última noche juntos, mientras yo, yo te respiraré una vez más... gracias vieja almohada.





    Cuentista invitada: Viviana García Machorro

    Un honor poder contar algo suyo, en especial por ese twist que tanto disfruto en los cuentos.
  • Ser el príncipe azul es de la merititita chingada.

    Esto de andar con armadura brillante todo el día, de andar a caballo rescatando princesitas mamonas que ni las gracias dan o de salir a pelear con Dragones que sin deberla ni temerla se someten a la torturosa situación de dejar sus tesoros porque a un hijo de la chingada se le ocurrió la grandiosa idea de que era un buen día para conquistar un reino.

    Pero eso no es todo, ahí tienes a los cabroncetes que se creen que pueden llegar a algo y comienzan a hacer la competencia, tienes que agarrar la espada, abrillantar el casco e irles a partir su reverenda madre, ¿Y todo para qué? Para un pañuelo que no sirve de nada, o para que la cabrona vaya y te ponga el cuerno con el pendejo del herrero, porque ah sí, él estaba en el momento preciso, cuando tú fuiste a conseguirle un collarcito de rubíes a la pendeja en turno.

    ¿Qué gana uno con ser un príncipe azul? Si cuando la devuelves al reino, la vieja loca te agradece por rescatarla te da un beso en la mejilla y se va corriendo a los brazos del cabrón que no se digno a salir de su escondite porque le temía al dragón y eso de pelear con pedos ajenos nunca ha sido lo suyo, porque la neta le da una weba, y sabe precisamente que el estúpido con espada la estado buscando y al final la va a sacar a flote.

    Por eso, hoy dejo la espada, el caballo, y me convierto en el pendejo que ni va a ir a matar a la bruja, ni le va a importar si te comiste la manzana y te quedaste dormida o si te quedaste sin voz y no puedes decir que me amas, por eso hoy me olvido de los cuentos felices, de los cuentos para niños, porque ya estoy cansado de hacer de todo y que lo único que me he ganado sea otro dolor de cabeza.

    Al carajo con las princesitas.

    Atentamente

    Ex príncipe azul de cuento.





    Cuentista invitado: v.
    http://jesus.uresti.torreon.org/

    Un gusto poder narrar en mi blog un cuento del sr. v., más cuando es uno de esos que parece nos lo quitaron de la boca.