Categorías

Calendario del Blog

Diciembre 2017
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6

Imagen Aleatoria

Imagen Aleatoria

Comentarios Recientes

Emblemas

Es Válido 0xCAE274D6
Soporta RSS2
Soporta Atom
Energizado por Jaws Project

Cuentos

  • Dejándolo correr...

    Cuento: Dejándolo correr...

    - A 123 civiles la bomba del metro ha matado.
    - ¿Cuentan ya con alguna pista del autor del atentado?
    - Cierto es, una pista hemos encontrado, cerca del lugar una camioneta abandonada estaba. Una carta resguardaba, venganza los talibanes a buscar van, y por España empezado han.
    - ¿El consejo ha tomado una decisión al respecto?
    - Joven padawan, es así. Una nave tomarás, y junto con otros Jedis al Medio Oriente irán. Que la fuerza los acompañe...


    - Titití, titití, titití
    - ¡Puta madre! Estaba a punto de matar a Darth Vader.
    - ¿Qué hora es?
    - Apenas son las 6:30, otro ratito, con suerte retomamos el sueño.
    - Nah, quedaste en empezar a hacer ejercicio.
    - Wey no mames, hace un chingo de frío, además qué weba[0] ir a correr ahorita.
    - Esa pinche lonja no se va a desaparecer sola.
    - Mejor empezamos ese pedo el lunes.
    - 'che webón.
    - Cállate wey, déjame dormir.

    - Titití, titití, titití
    - Ándale, vámonos a la escuela.
    - ¿Qué horas son?
    - Las que sean, fuga.
    - ¿Qué pinche hora es?
    - Son las 7:50.
    - Wey no llegamos, pinche vieja es remamona con los retardos.
    - Pues sí, pero ni pedo, entramos con falta.
    - ¿'tás pendejo? Nah, ni madre, llegamos a la segunda.
    - Pinche vato.
    - Ahí la...

    - Titití, titití, titití
    - ¿Ahora sí?
    - Cabrón, no mames, pinche sueño con madres.
    - Sí wey, 'taba chida la morra... pero... sí sabes que fue sólo un sueño, ¿verdad?
    - ¿Qué hora es?
    - Las 10:00.
    - Jajajaja, ya nos la pelamos con la segunda.
    - Mmm, ya levántate, todos los días es lo mismo.
    - Wey, ¿ya a qué vamos? La última clase esta pelada, la pasamos en el extra.
    - ¿No te dan así como que ganas de verla?
    - Pues sí wey, pero siempre está con sus amiguillas, ni nos vamos a acercar.
    - Por culo que eres.
    - Nah, ya sabes que en la escuela esta de weba, además nunca falta quien llegue a cagarla.
    - Pos sí, pero ¿dónde esperas encontrarla para hablarle? ¿En un antro? "No que porque no se puede platicar". Blah.
    - Es neta wey, la música a madres, además en los antros todos tratan de ver nomás que sacan.
    - ¿Y no es tu caso?
    - Sí, bueno no, o sea sí, pero no la quiero pa' una noche. Me late bien.
    - Jajajaja, no mames, ni la conoces wey.
    - No, pero pos se ve bien.
    - No pos chida sí está, pero nomás.
    - ¿Chida? Más respeto cabrón.
    - Ya pues 'che nenita, ¿tons qué? ¿Vamos?
    - Va pues.
    - ¿Qué? ¿Qué? ¿Qué? ¿A dónde?
    - Pos a la escuela, ¿no estás chingando?
    - Pos sí wey, pero una bañadita ¿no?
    - Wey, ya no vamos a alcanzar a llegar a su receso.
    - ¿Y prefieres ir hediondote? Cabrón tienes 3 días.
    - Te consta que no hemos tenido tiempo.
    - Me constan mis webos. A bañar, no mames.

    - Ya estás aquí, una rasuradita...
    - Simón, ¿'ón'tá el gel?
    - Ah la madre, ¿hasta con gel?
    - ¿Quién chingados te entiende?
    - Ya pues, era mamada. ¿Qué te vas a poner?
    - La pinche playera de antro.
    - No pos sí te trae pendejo...
    - ¿Qué parte de ya deja de estar jodiendo no entendiste?
    - Ja, chido pues.

    - Hasta las botas estás boleando.
    - Wey, pos sí quiero verme bien.
    - No, si no es reclamo, sólo era una observación... en tres años ni un puto trapo las había tocado.
    - ¿Ya acabaste?

    - Puta, ¿hasta vas a pagar un taxi?
    - ¿Sabes de alguna ruta que vaya a la escuela?
    - Nel.
    - Además, pos pa' alcanzarla en el receso.
    - Lálara.
    - Cállate.

    - ¿Ya la viste?
    - No pendejo, estaba volteando para otro lado.
    - Jajajaja, ya pues ñiña. Ahí 'tá, toda suya.
    - Deja que se vayan las amigas.
    - Ahorita se van a ir... ¿Nos podemos sentar mientras?
    - No, hay que hacer como que hacemos algo.
    - ¿Pa' que no se de cuenta de lo horno que eres?
    - Para despistarla wey, que no vea que nomás estamos esperando a que se quede sola.
    - Ya estás grandecito para esas mamadas ¿no? ¿Ya sabes qué le vas a decir o vamos a improvisar?
    - A improvisar, eso de los choros premeditados no me late.
    - No, ni a mí, pero pos te apendejas muy culero, no estaría de más...
    - Andas muy pinche graciosito.
    - 'che amargado wey, es pa' hacer más leve el pedo.
    - Pos nomas 'tás mame y mame.
    - Bueno pues, deja te ayudo porque sí 'tás muy wey...
    - ¿No te digo cabrón?
    - ¿Vamos a llegar y a preguntarle su nombre?
    - Nah, eso está muy trillado.
    - Ah, ¿vamos a hacerle al original?
    - Wey si no me vas a ayudar mejor cierra el hocico.
    - Te estoy ayudando puñetas.
    - Yo creo que le preguntamos algo ¿no?
    - ¿Como... su nombre? Jajajajajaja.
    - Ah cómo chingas. Es que la neta me gustaría más que fuera algo casual.
    - ¿Y si nos esperamos a que un día al pasar a nuestro lado topemos sin querer? Con suerte se le caen los libros y la escena de comercial de pasta de dientes no te acabes...
    - Pos lo dirás de mamada, pero sí, algo así quiero.
    - ¿Por qué no pasas corriendo y te caes ahí enfrentito de ella? Chance y hasta te ayude... después de cagarse de risa jajajajajaja.
    - Deja de decir pendejadas por favor, pero sobre todo por tu bien.
    - Ándale wey, ya se fueron las amigas.
    - Ah no mames, vamos.
    - Lálarala... ¿neta ahora sí vamos a ir?
    - ¿Tengo que contestarte?
    - Bueno, ¿ya sabes qué le vas a decir?
    - Pos algo de la escuela...
    - Ay no mames, ¿por qué mejor no le comentas sobre el clima?
    - ¿Se verá mal si de plano llego y le pido que salga conmigo?
    - La vas a freakear, además no creo que casque, salvo la remota esperanza de que le gustes a madres, de plano no tenga qué hacer o sea acá medio open mind.
    - Puta, ¿pos qué le digo?
    - ¿No querías que me callara?
    - Chinga tu cola.
    - ¿Are you sure? It's the same one.
    - Chingado, ya se va.
    - Pos te tardas a madres. Alcáncela mi buen.
    - Nah wey, mejor mañana.
    - Todos los pinches días es lo mismo cabrón.
    - Hay que esperar el momento adecuado.
    - Hay que esperar que te salgan pelotas dirás.
    - Blah, vámonos a clase pues.
    - Bonita la chingadera, ahora tú eres el que quiere ir a clases.
    - Pos ya estamos aquí wey.
    - Sale pues.

    - Deja de estar dibujando pendejadas.
    - Pos 'tá bien aburrida esta madre.
    - Ya sé, pero pos ya estás aquí.
    - ¿Entiendes algo de lo que está diciendo?
    - Nel, pero pos según tú está peladita esta clase... ¿qué no?
    - Igual y con una repasada se arma.
    - Lárala. Bueno ya de jodido dejaste de dibujar, ¿no podrías voltear al pizarrón?
    - ¿Ya viste a esa morra? Elle a un très bien foutu.
    - Deja de hablarme en francés, es la única frase que te sabes.

    - Por fin se acabó esta pendejada.
    - 'amos a tragar.
    - Ya estás, ¿a dónde?
    - ¿Qué te parece si nos consentimos un poco y vamos a un lugar de caché?
    - Wey, tenemos que ahorrar.
    - Ándale recabrón, vamos a tragar fino... es más, ¿por qué no invitas a la morra ésta?
    - Me late... pero ¿no que la iba a freakear?
    - Pos si wey, pero ya me tienes hasta la madre.
    - A 20.
    - A las que quieras XD.
    - Deja voy a buscarla.
    - ¿Te acompaño? ¡Douh!
    - No mames ya no hay gente en su salón.
    - ¿Qué querías, que se sentara todo el puto día a ver si algún pinche introvertido la invitaba a tragar?
    - No soy introvertido wey.
    - Ese no es el punto, búsquela chinga'o.
    - Ahí va, puta madre, con el puñetas de siempre.
    - ¿No será el novio?
    - Pos si anda con ese pendejo sí tenemos probabilidades.
    - ¿Y qué vas a hacer? ¿Harás un estudio detallado con gráficas mostrando cuán riata eres?
    - Pos de jodido sí le parto su madre.
    - N'ombre, así sí vas a ganar un chingazo de puntos.
    - Ah no mames, trae un pinche vocho todo jodido.
    - Wey tú no traes ni eso, además vete despidiendo, jajajajaja ya se te pelaron.
    - Nomás pa' que se te quite, vamos a tragar gordas.
    - No mames, ¿otra vez? Pinche dieta de deshebrada y chicharrón está de la verga.
    - ¿Tienes una mejor opción?
    - ¿La de ir a un lugar de caché?
    - Nah, ni madres, tragamos con el Chicles y te jodes.
    - 'ta madre.

    - No mames wey, saludas al Chicles como si fuera tu camotón de años.
    - Pos se porta chido.
    - ¿Porque te da gorditas de lo que trae y te cobra por ellas? Es su jale 'ñetas.
    - Pos es mi pedo.
    - Pa'cabarla pides 3 de chicharrón y 3 de deshebrada, ya cámbiale ¿no?
    - 'ora resultaste muy pinche sanito.
    - Nomas recuerda que mañana empezamos a hacer ejercicio.

    - ¿Llenastes Bobby?
    - ¿Qué tranza? Tiramos barra un round, ¿no?
    - Pos ya te armastes.
    - ¿A la casa?
    - Wey, ayer estuvimos ahí todo el puto día...
    - Pos no hay nada[1] qué hacer en este pinche pueblo, además pos hay que descansar, en la noche hay peda segura.
    - 'che vato.

    - No, no mames, no te quites las botas.
    - Wey sabes que me caga treparlas a la cama.
    - Pos si a mí también me caga, pero pa' como eres ya no nos vamos a mover de aquí.
    - Wey son las 3, tiramos weba unas tres horas más y ya nos vamos a la party.
    - Tres horas... déjame adivinar, Malcolm in the middle, Los reyes de la colina, What I like about you, Futurama, Smallville y los Simpsons.
    - Oh po' luego.

    - No mames, pinches escritores se la parten.
    - Simón wey, además el carnalillo del Malcolm actúa de poca madre.
    - A webo.

    - Jajajaja, Benavides es el mejor personaje de esta madre.
    - Nah wey, 'che Peggy Reyes es el personaje machín ahí.
    - 'tás jodido.

    - Cómo está buena esa pinche morrita.
    - Pos yo le voy mas a la carnala.
    - Nah, taba chida cuando salía en Beverly mil ocho mil, ya esta ruca.

    - Bender es mi ídolo.
    - Pensé que te identificabas más con Fried.
    - Nah, el pendejo eres tú, no yo.

    - No mames, 'tá re chula la pinche Lana.
    - Mmmm, 'tá mejor la de Dark Angel, además pinche superwey nunca le hace nada.
    - ¿Qué? ¿Si no cogen no tiene chiste?

    - Es la mamada de programa, ¿eh?
    - Sí, 'che crítica rompe webos a la sociedad. Mmm ¡excelente!
    - Simón, Homero es lo mejor que hay.

    - Ándele mi buen, vamos a hablarle a la raza a ver qué pex.
    - Nah wey, que hablen ellos.
    - ¿Ña ñiña quelle que la chiquén?
    - Ña ñiña ñañañá.
    - Jajajajaja si 'tarás pendejo me cae.
    - A la chingada, ¿qué hacemos?
    - Les llamas a estos weyes...
    - ¿Qué parte de NO es la que se te dificulta?
    - Puta madre, no me pienso quedar a aguantarte hoy también toda la pinche noche.
    - Pos si no hablan te vas a chingar.
    - Pero a tu madre pendejo, jajajaja, ¡douh!
    - ... y el pendejo era yo, ¿verdad?
    - Wey, me cae que te voy a contar hasta 3 pa' que agarres ese pinche teléfono.
    - Y si no... ¿qué? ¿Te vas a emancipar?
    - Pinches Simpsons sí te instruyen cabrón, me cae que no sabías qué era eso hasta que viste el capítulo 300.
    - Ni tú sabías no te hagas pendejo.
    - Bueno ya pues.
    - No, no mames, no te quedes jetón...

    - Riiiiiiiiiiiiiiing, riiiiiiiiiiiiiiiiing, riiiiiiiiiiiiiiiiiing.
    - ¿No vas a contestar?
    - Agrrr.
    - Qué buena weba, ¿eh?
    - Te dije que nos iban a llamar.
    - 'che vato siempre empieza diciendo pendejadas, cómo me cae bien este wey.
    - Ah no mames, que sí va a ir la morra de la escuela.
    - Ah ¿neta? Pendejo pos yo también puedo oir.
    - A webo, ahora sí la conocemos porque la conocemos.
    - Sí, pero no seas pendejo, díles que pasen por nosotros.
    - No seas nena cabrón.
    - Wey, sí sabes que no tenemos lana, ni en qué irnos ¿verdad?
    - Me caga la madre tener que andar pidiendo favores y lo sabes.
    - Pos si wey, pero me caga más la madre tu pinche orgullito de mierda.
    - Ya te la pelaste, ya colgaron.
    - Pos una chaineadita ¿no? Dejó dicho...
    - Wey ya nos bañamos en la mañana no 'tés chingando.
    - Pareces gato wey.
    - ¿Por lo astuto?
    - Ete... ti. Wey neta, pinche almohadazo hace mal paro.
    - Pos tiramos baño vaquero.
    - De perdida.

    - No mames, ya mejor te hubieras metido a bañar.
    - Nah, se pierde mucho tiempo.
    - Tan siquiera que no se pierde más lavándote el pelo y las axilas en el lavamanos cuidando que no se caiga ni una gota.

    - ¿Qué? ¿La misma pinche playera?
    - Pos es la más chida.
    - Pos es la más marrana, wey todo el día la hemos traído puesta.
    - Es pa' que no se dé tanta importancia esta pendeja.
    - ¿Pos no que el respeto, que la madre?
    - ¿Qué hora es?
    - Son las 9:30
    - ¿Sabes qué? Vamos a aventarnos un Mario Bros. antes.
    - No, no mames.
    - Si wey, no querrás ser el primero en llegar a la fiesta.
    - No pos ahí sí tienes razón.
    - Ponle en el canal 3.
    - 'pérate, deja escucho la noticia.
    - Tú y tus pinches mamaditas, ¿qué tiene de interesante que hayan descubierto un planeta nuevo?
    - Prende tu chingadera pues.

    - Wey ya pasamos de nivel.
    - ¿Neta? Hay veces que pienso que se te olvida que somos la misma persona.
    - No, si no se me olvida, es que 'tás re pendejo y pos hay veces que creo que te tengo que explicar lo que pasa.
    - Apágale a esa madre y vámonos a la fiesta, ya tienes 3 horas con esa madre.
    - Nah, no mames el tercer nivel es mi favorito.
    - ¿Y esta morra no es tu favorita?
    - Mmmm, tú ganas. A la party pues.
    - ¿Sabes qué?
    - ¿Qué pedo?
    - Ni lo hubieras apagado, de seguro la morra ya no está, o ya le llegó algún wey.
    - Nah, no mames.
    - Simón wey, además pos ya qué weba. Mejor mañana le hablamos.
    - Wey es nuestra oportunidad de oro.
    - ¿No que querías algo casual?
    - Pos sí, pero...
    - Pos nada wey, vamos a jetear.


    - Pantro, el ojo de Thundera ha revelado que existe otro planeta en los límites de la galaxia.
    - Hay que ir a explorarlo, tal vez ahí se encuentren los antiguos espíritus del mal.
    - Así es, le he pedido a Tigro que aliste la nave.


    - Titití, titití, titití
    - ¡Puta madre! Estaba a punto de matar a Mumra.
    - ¿Qué hora es?
    - Apenas son las 6:30, otro ratito, con suerte retomamos el sueño.
    - Nah, quedaste en empezar a hacer ejercicio.
    - Wey no mames, hace un chingo de frío, además qué weba ir a correr ahorita.
    - Esa pinche lonja no se va a desaparecer sola.
    - Mejor empezamos ese pedo el lunes.
    - 'che webón.
    - Cállate wey, déjame dormir...





    [0] Weba, webo, webón, webos. Irían realmente con V pero por cuestiones de estética lo dejo con B. Sí, también deberían ir con HU en lugar de W.
    [1] No hay nada qué hacer. La forma correcta sería: No hay qué hacer o Nada hay qué hacer.
    Nunca le hace nada. Nunca le hace algo o Nada le hace.
    Lo usé así para darle naturalidad al diálogo[2].
    [2] ¡Qué vergüenza!
  • Licuado de papaya

    Cuento: Licuado de papaya

    Una invitación, un juego, una llamada, un desvelo, una alarma sin usar, suerte, un avión, un taxi, dos, un tour, indicaciones para llegar, un te pasas, un lavabo casi limpio, una blusa amarilla, un reloj tembloroso, una espinilla, unas fajitas, un recorrido rápido por la ciudad, una llamada monosilábica de Carolastra, un regateo choyero, una invitación a una carne, una manita de gato, la fiesta, un sillón, el otro, una guerra de codos, la irreconocible, un aventón, un cigarro en el balcón, unas manos cubriendo unos ojos, un cambio de planes, de la mano cruzando el mar de gente con el corazón queriéndose fugar, un bailamos, un no, un baile, celos, una caminata, salsa tambaleante, un adiós, un abrazo, un confieso, otro abrazo, un ¿qué haces?, un no sé, las 4:54, llamadas perdidas, más besos.

    Una terraza, un telescopio, unos equipales, unas mandarinas, una pobre soñadora, un jalón, un descubrimiento, dos, ¡yummy! Un cine postergado, una sala, el efecto mariposa, el efecto mariposa, el efecto, coartadas, ¡yummy! Un chai, unas damas, un café, un berrinche, la revancha. Ppp, unas crepas, what we lost on fire, no nachos. Un llamado a la puerta, una mujer hermosa con el Scrabble bajo el brazo, un partido reñido, tiritas, ¡yummy! Carretera, el primero de muchos, el desierto, Todos Santos, la iglesia, el teatro, un pasillo, unas flores, un piano, unas notas, el hotel California, un baldío, un choyero amistoso, la plática de fut, la huida, una galería, dos, agua de jamaica, lectura en voz alta, tacos, una estación, el regreso. La espera, 100 años de soledad, Cabo Wabo, sing along, chelas, baile, abrazos y besos, ¡hell yeah! Un tour, el arco, las ballenas, camarones, elecciones, Blue Jungle, Inn, paseo por el muelle con sesión fotográfica. La marina, un paseo, un atardecer en el mar, Jungle Cruise, más chelas, más baile, más abrazos y más besos. Un checkout, carretera, unos cocos, confusión, un avión que había partido, un día más, San José, la misión, el kiosco, giros, fotos, una playera, la casa, el cuarto, la sala, los mensajes en corto. Un tránsito, un auto sin permiso, una sub-comandancia, una contraseña, dos horas antes, unos mokas, un voceador, un avión apurado, un capitán furioso, despedida en segundos, carrera descalza y un mensaje de amor. ¡Yummy!





    Gracias Viv por crear esta historia conmigo... ah y también por ayudarme a escribirla.
  • Gibosa menguante

    Cuento: Gibosa menguante

    Siempre me han fascinado los sueños, el problema radica en mi mala memoria y lo volátiles que resultan; por suerte, del que acabo de salir lo recuerdo perfectamente. Tal vez debería estar trabajando en este momento y no repasando cada segundo de él. Incluso pudiera ser que algún día te lo comparta, no sé, de momento te platico que fue como un cuento, de esos que a uno le gustaría poder escribir algún día; poco antes de despertarme me encontraba en la parte superior de una torre desierta, erguida al pie de un lago inmenso con caminos rojizos, amarillos y anaranjados trazados sobre el agua por antorchas, el viento, fresco y fácil de olvidar, no lograba opacar la música, tan oportuna, tan adecuada, tan vieja como el continente, interpretada por nativos en una aldea cercana, bailando con la princesa más hermosa de todos los cuentos. No veo la hora en que el sol se ponga, en ir a dormir, para, con suerte, retomar el sueño justo donde nos quedamos.
  • Confesión

    Hace ya varios días que no escribo; bien podría culpar al trabajo, refugiarme en una lista interminable de quehaceres acumulados y empolvados, alegar que no me queda tiempo en los viajes, que en toda Oaxacalifornia, lo siento, que de Oaxaca a la Baja no hay historias merecedoras, incluso tengo a mi favor que te consta me la he pasado volando y así es un tanto difícil aterrizar las ideas.

    Podría también usar en mi defensa que las palabras no han venido a mí, como si alguna vez lo hubiesen hecho, que me han abandonado, que no hacen ya más escala por acá, que ni siquiera me han llamado para saber cómo estoy; que prefiero vivir el cuento que escribirlo, que no hay poesía que alcance a describirte, que no bastarían mil imágenes para expresarte lo que siento, que las palabras que preciso no han sido, ni lo serán jamás, inventadas.

    Podría armar algo nuevo, andarme por las ramas, organizar una pelea con final feliz en algún ring paradisiaco donde pudieras lucir la hermosura de tus pies desnudos.

    Las cosas cambiaron, no es lo mismo escribir pensando en ti con la esperanza que al leerlo desearas ser la princesa, la reparadora de días, la reta en el scrabble, la muñeca, la del café Keks, la escritora, la del kiosco en la plaza, la destinataria en mis postales, la pintora, la del aliento de polvo de hada, la contrincante en un juego de damas, la hechicera, la que me desarma, la flaca, la que domina el lenguaje, la rebelde, la del papalote, el final alternativo de las películas, la shula, la compañía en el cine, la espantada, la contradicción en mi adicción, la líder, la de los acertijos, la que me hace perder los vuelos, la sirena, la de las canciones, la adversaria en una guerra de codos, la morena, la de la boca de fresa, la fotógrafa, la víctima de un asalto, la musa, la del corazón de niña o la del licuado de papaya, a que estés completamente consciente de que lo eres; tratar de ocultarlo, aparte, sería tan absurdo como pretender esconder a la lepa detrás de tus pupilas.

    No podría confesarte ésto si además de mi princesa, no fueras mi mejor amiga.

    limdplp.
  • Armisticio

    Aquí la avanzada del noroeste reportándose para hacer de su conocimiento que el día de hoy, domingo veintisiete de enero del año dos mil ocho a las cuatrocientas cincuenta y cuatro horas, fuera fusilada la líder[0] de la rebelión.

    Protegida por la madrugada no se alcanzaba a distinguir claramente su cara. Yo mismo me acerqué para remover de su rostro el cabello desaliñado, dejando a descubierto un tiritante y hermoso par de ojos humedecidos, más por el placer de contemplarlo que por la obligación de identificarlo. Su última voluntad no pudo ser escuchada, a pesar de la corta distancia, por la algarabía padecida en el paredón, más, pareció no darle importancia, prefiriendo acurrucarse, embonando a la perfección como si ese hubiera sido siempre su lugar, en los brazos de la línea de fusilamiento. Justo estaba por ordenar fuego cuando alcancé a escuchar me preguntaba, con la mirada clavada, qué era lo que estaba haciendo. No supe más que tomar el arma de metralla y descargarla contra sus labios, viendo, como en cámara lenta, la manera en que los casquillos de besos recién quemados iban saliendo disparados, impacientes por tan larga espera que muy bien valió la pena. No hubo un cese al fuego hasta al alba.


    [0] Lideresa según la R.A.E., más es absurdo ya que la primera no indica género.
Anterior página 1 2 3 Siguiente página
15 entradas