Categorías

Calendario del Blog

Junio 2022
Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 1 2

Imagen Aleatoria

Imagen Aleatoria

Comentarios Recientes

Emblemas

Es Válido 0xCAE274D6
Soporta RSS2
Soporta Atom
Energizado por Jaws Project

Andanzas

  • A la sombra de un león

    No suelo postear letras de canciones, bueno, siendo estrictos, no suelo postear; pero no me gusta hacerlo con sus líricas, es a lo que me quería referir. Pero en fin, llegando al D.F. después de la fiesta del cuña'o, me fui, con Denisse y Chobe, a cenar. Ellos habían llegado un día antes, y lo pasaron en un tour, así que estaban armados con mapas y guías... cuál va siendo mi sorpresa al enterarme que hay una réplica de la Fuente de Cibeles y, para mi fortuna, estaba a unas cuantas cuadras. Claro que nos perdimos y el pequeño recorrido se convirtió en todo un paseo por la colonia Roma. Por fin llegamos... cómo lamenté haber dejado la cámara en el depa. Ya pues, no demoro más la letra de una de mis canciones favoritas de Joaquín Sabina y Josep María Bardagí.

    Llegó,
    con su espada de madera
    y zapatos de payaso
    a comerse la ciudad.

    Compró
    suerte en Doña Manolita
    y al pasar por la Cibeles
    quiso sacarla a bailar
    un vals,
    como dos enamorados
    y dormirse acurrucados
    a la sombra de un león.
    Fuente de Cibeles (D.F.)
    "¿Qué tal?
    estoy sola y sin marido
    gracias por haber venido
    a abrigarme el corazón."

    Ayer
    a la hora de la cena
    descubrieron que faltaba
    el interno dieciséis.

    Tal vez,
    disfrazado de enfermero
    se escapó de Ciempozuelos
    con su capirote de papel.

    Y a su estatua preferida
    un anillo de pedida
    le robó en El Corte Inglés.

    Con él,
    en el dedo al día siguiente
    vi a la novia del agente
    que lo vino a detener.

    Cayó,
    como un pájaro del árbol
    cuando su brazo de mármol
    le obligaron a soltar.

    Quedó,
    un taxista que pasaba
    mudo al ver como empezaba
    la Cibeles a llorar...
    y chocó contra el Banco Central.
  • Cumpleaños #27 del cuñao

    Después de la junta del Glib, salí disparado a Querétaro para asistir a la celebración de un año más de vida del cuña'o aka Lule y a últimas fechas como Quetza. Este fue el motivo por el cuál no asistí a la fiesta de celebración del lanzamiento de Etch. Como ya había comentado llegué unas horas tarde, así que la fiesta estaba por concluir. Tuve la oportunidad de saludar a su familia: Rosa, Aquiles, su mamá, etc. y al cabo de un par de cervezas nos fuimos al 442.

    Cumpleaños del cuña'o


    Realmente pensaba que mi temporada de antro había concluido, no obstante me divertí como lepe. Prácticamente me la pasé platicando con Adrían, con el cuña'o y alguna que otra chava que estaba en la mesa. El tiempo pasó, como suele hacerlo cuando uno se divierte, volando, y pronto nos encontramos afuera con miras a continuar la fiesta.

    Después de un recorrido casi turístico por la ciudad, caímos en la cuenta que a las 4:00 am no venden comida aquí, o por lo menos no sabemos dónde. Algunos, aferrados a cenar, insistieron en seguir con la búsqueda lo que provocó un decaimiento en los ánimos, y a las 5:00 am ya estábamos de vuelta en la casa, sin haber probado alimento.

    Pero bueno, el paseo estuvo amenizado por las declaraciones de nuestro conductor, que dijo estar maravillado con la presencia de una de las amigas de Arlet... No, esperen, tengo que usar las palabras textuales que de alguna forma me hicieron recordar las charlas propias de alumnos de alguna secundaria: "No manches, es que neta me gustó, pero osea, me gustó para andar bien, para venir a verla" y al paso de unas cuadras declaró su amor por otra de las asistentes... Para no hacer el cuento largo, creo que no faltó una en la lista de posibles prospectos para andar bien.

    Obviamente surgieron más historias a la par, pero este no es el lugar para comentarlas y yo, bueno, no soy el indicado para contarlas.
  • Día de perros

    El lunes llegué a Querétaro a las 8:20 am. Pasé a casa de mi tío por la camioneta, pero no había alguien en casa, por lo que esperé unos minutos en la banqueta. Después de desayunar unas ricas quesadillas, me disponía a emprender el regreso a Tuxtepec, pero para mi sorpresa Pau olvidó dejarme las llaves, así que le llamé a un cerrajero. Aproveché el tiempo y tomé un baño, después me informaron que los perros se habían peleado así que los fui a revisar. El dálmata presentaba una herida en el cuello, por lo que había que llevarlo al veterinario. Las llaves estuvieron listas poco después de la 1:00 pm, así que hasta esa hora recibió atención médica. La mordida había sido profunda por lo que había que comprar medicinas. Para no hacer el cuento largo, salí hasta las 3:40 pm. Tuve que hacer un par de escalas, una a la ferretería por cable de acero de 3/8, y otra a E.T.N. por un paquete. Al salir de la central de camiones, vi una playera de la ciudad que me agradó, lástima que no hubiera de mi talla. Por fin a las 5:00 pm ya estaba sobre la carretera. El trayecto hasta los Reyes no tuvo el menor contratiempo, me sorprendió no haber sido detenido por el eficiente cuerpo de seguridad pública y/o vialidad del Edo. de México (con eso de que siempre encuentran algún pretexto para tratar de extorcionar). Llegando a Iztapaluca, el tráfico se puso pesado y rompió con el buen tiempo que llevaba (7:30 pm). Llegué a la carretera a Puebla cerca de las 9:00 pm. Pasando la ciudad me detuve a comer, un panino acompañado por un moka frio. Al retomar la carretera, sentí que algo golpeó la camioneta... No imagino mi cara al ver una llanta rodando tras de mi. Inmediatamente bajé la velocidad y prendí las luces intermitentes. Una disculpa al golf blanco que venía a gran velocidad y que casi se accidenta por esquivar la llanta que seguía rodando. Para mi suerte, la llanta que se trataba de escapar era la de repuesto, por lo que sólo la subí a la caja y continué el viaje. Me topé con mucha neblina llegando a Cumbres de Maltrata, lo que hizo que me retrasara todavía más. Después de ahí no tuve contratiempos, aunque eso de llegar a las 2:00 am no es lo mio. Lo único bueno, claro, además de que llegué sano y salvo, fue que el ipod que me regalaron, porque no funcionaba, no falló en lo absoluto.
  • Una semana en Torreón

    Este post esta dedicado a la gente que no tenía planeado ver, pero que por suerte me encontré... harto gusto.

    El sábado antepasado (17 de marzo) comenzó en un camión del A.D.O. que había partido de la capital de Oaxaca, por lo menos para mi y unos cuantos compañeros de viaje más. Amanecí muy temprano en la tapo lo que me permitió pasear un momento sin las molestias del tráfico y el exceso de gente por el ring de moda, después me dirigí al aeropuerto. Llegué mucho antes de la salida de mi vuelo, así que tenía, por suerte, un par de horas libres... mismas que ocupé en volver a cerrar la maleta: ahora traen de moda abrir el equipaje documentado... ¿Dónde quedaron aquellas viejas máquinas de rayos-x? Supongo que eso me pasa por volar en aerolíneas baratas.

    Mientras desayunaba, un emparedado acompañado de un delicioso café en Starbucks, abrí mi lap para checar el correo. ¡Sorpresa! Es prodigy movil, por suerte ya tengo un par de cuentas para estas ocasiones. ¿Es mucho pedir al aeropuerto que ponga internet gratis? Cuando me dirigía a la sala de espera me topé con una vieja amiga, Sofía, quien dijo trabajar en San Juan del Río aunque sigue viviendo en Querétaro, y en esos momentos esperaba un avión con destino a Can Cun.

    El vuelo estuvo de lo más tranquilo y lo aproveché para leer. Al arribar a mi pueblo natal, una amiga, que no diré su nombre porque se enojan y que dijo estar contenta de verme, tuvo la amabilidad de pasar por mi. Después de una larga charla me dio un aventón al centro, donde conocí al papá de Mankod, quien dijo ir seguido al norte del país. Es algo extraño, por no decir complicado, caminar entre tanta gente con mochila y maleta a cuestas.

    A las 5:00 pm llegué a la junta extraordinaria de GuLag, me sorprendió ver a tan poca gente, pero en fin, fue un rato muy agradable, y avanzamos mucho. Ahí conocí a un nuevo miembro Armando Arrollo, quien dijo tener poco tiempo usando software libre.

    Me detuve en 4 caminos ya que olvidé las mancuernillas, pero eso no es lo importante, sino que al salir me encontré con Ara, quien dijo tener más de un año trabajando, y Luis Carlos, quien dijo no acordarse de mi ¬¬. Por fin encontré la quinta donde fue la boda, y felicité a los novios (Maye y Leo), quienes dijeron estar felices. Ahí me encontré a Gustavo, quien dijo estar echándole más ganas al estudio y descuidando un poco el deporte, a Paloma y al Pelón, quienes dijeron se casarán en diciembre. Terminé platicando con amigos de los novios, quienes dijeron ser más grandes que yo. =)

    El lunes fui a la oficina del ahora Sr. Carlos Juárez, quien dijo ser un feliz papá, a continuar con las modificaciones de una página web. El martes comí con el awelo, quien dijo estar dulcemente enamorado, y de ahí nos fuimos al clásico martes de fichas, que estuvo muy concurrido. El resto de la semana estuvo tranquilo, con 4 intentos de una despedida de soltero para Chobe, quien dijo estará libre la siguiente semana... ¿No le avisaron que se casaba el sábado?

    El viernes fui con Mibito, quien dijo quererle instalar Debian a su Gateway nueva con Vista, a una junta de usuarios de Software Libre en el I.T.L. Ahí me topé varias caras conocidas, y me dio gusto ver que hay mucha participación. En la tarde fui a comprar el boleto de regreso, donde me topé a Gaby, quien dijo estar muy a gusto trabajando en Mexicana. Por la noche fuimos a casa de Leo, quien dijo haber comprado una sala muy chida a muy buen precio (lástima que se la entregaron en bolsa para que él la armara), y me trajo un Tux del ExpoLinux.

    El sábado asistí a la boda de Denisse y Chobe, quienes dijeron: si, acepto, y se veían muy contentos y orgullosos, acompañado por Nitzia, quien dijo tener una paciente con mutismo selectivo. Me divertí de lo lindo, hasta bailé. Ahí platiqué un poco con Viole, quien dijo varias cosas que en este momento no recuerdo.

    El domingo, visité a las de Oques, quienes dijeron que me visitarán próximamente.

    Update: También me encontré a Maya, quien dijo estar feliz en su nuevo trabajo de sysadmin.
  • Visita a C.U. - Consol - Cantina Covadonga

    Aunque el propósito de la ida a C.U. fue asistir al Consol, la categoría es de andanzas ya que la raza estaba muy dispersa y como no pagué la entrada... pues no asistí a las conferencias.

    Primero fuimos al W.T.C. armados con mucha hambre y nuestro letrero de venimos de provincia. Hicimos fila en el elevador equivocado, nos perdimos, nos desesperamos y terminamos comiendo quesadillas en un puesto a 2 cuadras. =)

    Nos dirigimos al metrobus en Insurgentes, pero se habían agotado las tarjetas, por lo que tuve que pedirle a un amable ciudadano que nos prestara la suya. Llegamos a C.U. [insertar foto aquí]. Me sorprendió encontrar un tianguis con piratería dentro de la universidad y muchas niñas muy lindas =)

    Por fin llegamos a la Facultad de Ingeniería, todavía quedaban un par de stands y logré comprar una playera (aunque de la que realmente me gustó ya sólo la había en talla mediana....). Desgraciadamente, como comenté al inicio, a los organizadores se les hizo fácil distribuir el congreso en varios lugares lo que trajo como resultado que la gente estuviera muy dispersa. Saludé a un par de caras conocidas, y como no había más qué hacer... pues nos regresamos al depa. A manera de resultado a un par de bromas, terminamos yéndonos a pie... (1 hora aprox.).

    Por fin llegó la hora de ir a la Cantina Covadonga (Puebla 121) donde sería la bienvenida del BarCamp. Inmediatamente después de las formalidades (ej: saludar) pasé directo a las cheves, y así seguimos unas horas más. Cuando llegó la cámara de video tenía la mente en blanco, así que me limité a decir que no tenía comentarios.